Los padres aún usan el "chirlo" para disciplinar a los chicos

Ir abajo

Los padres aún usan el "chirlo" para disciplinar a los chicos

Mensaje por mariacristina el Miér Oct 21, 2009 9:02 am

Mi suegro me contaba que en el colegio de curas al que asistía allá en España los obligaban a arrodillarse sobre granos de maíz para castigarlos.Y no nos olvidemos que hubo épocas en las que darle la vuelta a la cara de un sopapo a un hijo si se portaba mal, era inseparable del concepto de disciplina.
Hoy, sin embargo, la frase"un chirlo dado a tiempo puede más que mil palabras", no tiene tanto olor a viejo: un estudio entre padres que llevaron sus hijos al hospital Gutiérrez indicó que el 68% todavía usa el "chirlo" como método de disciplina.

(CHIRLO: en Argentina se llama así al golpecito dado en las nalgas a un chico cuando éste se porta mal).

En 2007, un grupo de pediatras del Gutiérez hizo 475 encuestas a padres de chicos de entre 1 y 5 años, No sólo encontraron que la mayoría entendía el castigo físico como sinónimo de disciplina sino que muchos repiten su historia:el 41% de los padres había sido criado a los golpes.
Pero:¿Es o no efectivo el "chirlo" a tiempo?:
A los chicos no se los puede entrenar como a los perros, pegándoles con el diario.Cuando se les pega , por lo general dejan de portarse mal, y la sensación es que el chirlo fue efectivo , pero en verdad el chico deja de hacerlo por miedo a que vuelvan a pegarle, no porque haya entendido qué estaba bien y qué estaba mal.
La doctora Cicaglia, ex jefa de residentes de hospital Gutiérrez y a cargo del estudio opina:"cuando el padre llega al chirlo es porque falló en las formas anteriores de poner límites.El chico que se va a dormir a cualquier hora, que no quiere bañarse o cenar porque está mirando televisión, a la larga es inmanejable y ahí viene el chirlo".
Como no existe el manual del buen padre, la mayoría sólo hace lo que le hicieron sin margen de discusión.De hecho, la encuesta indicó que el 40% de los padres no dice qué métodos de educación usa, "muchos padres fueron educados así, y reproducen el modelo, pero el golpe no sólo no enseña sino que los lleva a mentir por miedo al castigo".
Los chicos que son disciplinados a los golpes son más agresivos en la escuela y de hecho aprenden a incorporar el valor del golpe y la coerción para reivindicar los derechos que los asisten.
Aunque parezca que el castigo físico encarrila, puede dejar secuelas en el plano psicológico :Puede tener dificultades para relacionarse , reaccionar violentamente o no saber defenderse porque se le enseñó a crecer como víctima.Puede dañar su autoestima y la comunicación con sus padres porque ese chico aprendió a mentir para evitar el castigo.
Para ejercer el arte de mandar la cualidad esencial es ser coherentes entre lo que hacemos y lo que ordenamos.
Y cuando pedimos disculpas cuando nos equivocamos.


Cómo hacer para que los chicos entiendan lo que está mal.

De 6 meses a 2 años:el chico está apunto de meter los dedos en el enchufe o de tocar la estufa encendida:
A esta edad ya detectan la cara de enojo, decir ¡NO SE HACE!, enfáticamente, Además la casa debe estar adaptada: en vez de pegarle porque agarró un remedio, saque el remedio .

De 3 a 4 años: el chico hace un berrinche en la calle porque quiere que le compren una golosina:
los berrinches son comunes a esta edad porque tiene baja tolerancia a la frustración.No hay que ponerse nerviosos. A veces se puede negociar: comprar la golosina después.Otras veces debe entender que NO es NO.

A los 5 años: el chico está jugando con la comida o dejó los juguetes desparramados:
Traerle una rejilla para que limpie lo que ensució.Si se porta mal , restarle privilegios, como por ejemplo , no dejarle ir a la casa de un amigo o ver televisión Y es bueno reforzar lo positivo:felicitarlo y premiarlo cuando trae buenas notas, halagarlo , alentarlo.

De 6 a 8 años:el chico tiene que levantarse temprano o no quiere bañarse porque está mirando la televisión.
Dígale:"cuando termime el programa lo apagás vos o vengo a apagarlo yo", y HAGALO.Las penitencias deben ser posibles de cumplir, no le diga , " si no aprobás no hay vacaciones", porque va a tener que desdecirse.Nunca debe haber contradicciones entre los padres.

De 9 a 12 años.el chico quiere quedarse chateando a la hora de cenar o hasta muy tarde.
En vez de prohibirle una actividad que forma parte de su modo de relacionarse , es mejor saber qué está haciendo y ponerle un límite de tiempo.Ese límite significa suidado, no castigo.

Estos consejos pertenecen a la doctora FLorencia Menéndez, jefa de Salud Mental del Hospital de Clínicas.
avatar
mariacristina

Cantidad de envíos : 194
Edad : 73
Localización : florida, vicente lopez
Empleo /Ocio : ex maestra, libros, cine,arte
Mi pais :
Reputación : 81
Fecha de inscripción : 21/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.